Diseño & branding

Un buen diseño gráfico marca la diferencia en tu proyecto web

Idear, Crear, Conectar Creamos web que seducen y provocan respuestas emocionales en tus clientes

Introducción

Internet es un mercado extremadamente competitivo donde se hace necesario ganarse la confianza del cliente mediante cualquier herramienta que esté en nuestras manos. Una de las herramientas más importantes con las que contamos es la capacidad de atraer a nuestros clientes mediante un diseño atractivo. Al igual que un escaparate bien decorado en un establecimiento tradicional ayuda a que los clientes entren en la tienda, en un negocio online o una página web ocurre igual.

Consigue que tus visitantes se queden más tiempo en tu web mediante un diseño impactante.

En internet no vale solo con ser bueno, hay que parecerlo

1Un diseño impactante

No podemos olvidar otro de los aspectos fundamentales en la creación de una web: el diseño, del que nos ocupamos tras haber definido la arquitectura web y la arquitectura de la información.

Como es conocido, el diseño es la parte más creativa del proyecto, ya que permite decorar la estructura que hemos creado, confiriendo a nuestro entorno web de un aspecto externo atractivo, que suscite el interés y llame la atención del público objetivo.

Para que el diseño resulte eficaz y también impactante, nos centramos en la información recogida en la fase de captación de necesidades, además de los gustos, requisitos y preferencias del cliente.

La accesibilidad, la usabilidad, y el equilibrio armónico entre estética y funcionalidad son aspectos importantes que siempre tenemos en cuenta en cada uno de los proyectos que desarrollamos.

Tienes menos de 9 segundos para conseguir impactar
Sally Hogshead

2Diseño web

Un buen diseño no puede quedarse solo en la parte estética, es necesario que confluyan diferentes disciplinas como la usabilidad y la experiencia de usuario. El diseñador juega un papel muy importante a la hora de que la percepción del usuario cuando navega por nuestra web sea buena, debe ser sencillo encontrar la información que buscamos y cuidar los detalles especialmente en los procesos de registro y compra.

Siempre tenemos que tener claro la acción que queremos conseguir de un posible cliente que visite nuestra web, y estas pueden ser de diversa índole: Que compre algún producto, que nos envíe un mensaje de contacto, que lea una determinada información, que se inscriba en nuestra lista de correo… Por tanto, todos nuestros esfuerzos deben centrarse en conseguir que el cliente realice esa determinada acción, o al menos, que se vaya con una impresión muy positiva y nos tenga como referencia para el futuro.

El diseño es el embajador silencioso de una marca
Paul Rand

En intelligenia seguimos la filosofía AIDA a la hora de diseñar una página web que consiste en:

  • Atención:

    Los primeros segundos de navegación de usuario por nuestra página son cruciales. Estudios demuestran que cuando acceden a nuestra web desde un enlace externo, el cliente tomará la decisión de si se queda o pasa a la siguiente web en solo 3 segundos. Por eso el diseño es tan importante.

  • Interés:

    Una vez hemos captado la atención de nuestro potencial comprador, tenemos que despertar su interés por nuestros productos o servicios. Y tenemos varias herramientas: Fotografías, vídeos, precio, promociones...

  • Deseo:

    Tras el interés viene el deseo. Una vez hemos conseguido que nuestro visitante abra la página del producto o servicio, no podemos decepcionarlo y aunque una imagen vale más que 1000 palabras, es importante acompañarlos de una buena descripción, explicando con detalle en qué consiste lo que ofrecemos.

  • Acción:

    La parte mas importante, conseguir cerrar la venta. Una vez el visitante ha tomado la decisión de comprar, el proceso de compra debe ser un camino guiado, sencillo y rápido. Sólo solicitaremos los datos imprescindibles.


Si no sabes por donde empezar, podemos hacer por ti, lo que hemos hecho por otros clientes

¿Quieres ver alguno de nuestros trabajos?
Consulta nuestro portfolio.

3Branding

Marca es algo más que una palabra, un logotipo o un eslogan. Una marca representa los rasgos identificativos de una empresa, ya que estos se reflejan directamente en la percepción que el cliente posee de su empresa, y esto es: la identidad, el carácter, los valores y canalización del mensaje que el público recibe cuando piensan en sus productos y servicios.

Cuando empezamos un nuevo proyecto, es muy importante prestar atención a cómo queremos representar las características que definan nuestra marca, nuestros valores y la cultura de nuestra empresa. Lo que nuestros clientes sientan al ver algo relacionado con nuestra empresa, es el factor más importante para nuestra imagen de marca.

La construcción de la marca de una empresa debe estar adecuada a su actividad, a la identidad y al espíritu de la empresa transmitiendo vibraciones tangibles e intrínsecas

Los seres humanos somos seres muy visuales. Si no lo vemos, muchas veces no somos capaces de sentirlo, y si no lo sentimos, es probable que sea difícil crear una conexión con nosotros. El branding visual es nuestra primera oportunidad para comunicar unas sensaciones acerca de nuestra empresa.

La marca no es solo el logotipo, si no que está definida por un conjunto de normas: colores a utilizar, el claim, la tipografía, la disposición de los elementos... no se puede entender si alguno de estos elementos falla, pues únicamente en conjunto conforman la identidad corporativa.

La imagen de marca puede ayudarte a transmitir confianza, posicionamiento, valores... pero un mal uso de la misma también te puede perjudicar. Será importante mantener siempre una imagen coherente en todas las comunicaciones que realices con tus clientes, en la firma de tus correos, en tus facturas, tus redes sociales, etcétera.

La finalidad de las marcas es entrar en los corazones y las mentes de los clientes actuales y de los usuarios